domingo, 13 de abril de 2008

El Síndrome de Stendhal


Asi es como recuerdo mi viaje a Florencia con Elena, muchas fotos, gofres de mil pisos y la catedral más bonita del mundo. Hubiera estado bien comprarnos unos gorros asi para poder camuflarnos al lado del Duomo, vivir alli y tener el síndrome de Stendhal para siempre.

6 comentarios:

Elen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elen dijo...

OOOOOOOOOH!Todo tan grande, tan bonito, menudo viaje, Cuanto arte!!(Y CUANTO GOFRE!!!!)
No te preocupes, que cuando seamos ricas nos compraremos una casita con vistas al Campanile.

Goiuri dijo...

jajajjajaj que buena la ilustración!

esther dijo...

he aterrizado aqui pasando por el blog de Gemma de lapizymaniqui, que ilustracciones más buenas y divertidas me gustan un monton

Pajara Pinta dijo...

Florencia es mi ciudad favorita... exactamente el puente que esta enfrente del Ponte Vecchio... sentada en el triangulo que lo sostiene con las piernas haciendo un triangulo y con un cafe con leche y un cornetto de chocolate... una amiga... seria tambien buena idea.... sabes que no me recuerdo como se llama ese puente.... uf....

gracias por la visita mujer....

un limon?

vuelo...

macus romero dijo...

Me encanta la ilustración de vosotras dos!! :D yo estuve ahí de interrail también con una amiga y fué increible! hay que volver....!!

besos