martes, 9 de febrero de 2010

El Faquir que vivía entre cactus



Este Faquir trabaja en el mismo circo que el Increíble Hombre Bala,
pero este Faquir es muy particular (como el patio de mi casa) y prefiere
estar rodeado de cactus que de espantosos clavos oxidados.
P.D. Ningún cactus sufrió daños durante la realización de esta ilustración

10 comentarios:

Naxo dijo...

Bieeeen, soy el primero! jeje me encanta! jeje puede haber un tragasables?? de esos que son grandes sirios de sables curvados con turbante y barba! jeje
Un besito, esta genial!

esther dijo...

jaja pues lo tiene que pasar fatal todo pinchadito, porque en las camas de clavos se reparte el peso y no te pinchas...es lo que tiene ser tan mono y ecológico

Mª José dijo...

Genial!!!!!!
Besos de colores creativos

Itziar San Vicente dijo...

Bien! Has vuelto! Me alegro mucho. Por cierto, todavía tengo una cosita para ti!

Blanca Bk dijo...

Tiene muy buena pinta, ñam, ñam!! :D

Little Green Doll dijo...

¡Qué ilustración más chula!!! Parece que está muy cómodo allí tumbado...

Paula García Arizcun dijo...

¡Qué valorrr!, le comunico que el invento funcionó, ya puede llamarme a casa. ¿Todo bien?. Un besote

macus romero dijo...

jajaja, me encantaaaa!!
Seguro que los cactus no sólo no han sufrido daños, sino que han disfrutado cual enanos con la ilustración! casi se les ve una sonrisilla jaja :D.

Marga dijo...

¡Y que viva el ecologismo, si señor!

Daniel Montero Galán dijo...

Parece muy acomodado en su cama vegetal. ¿Qué tal todo? ¿Sabes algo de los Quitamiedos?